viernes, 24 de octubre de 2014

Reseña de Segunda Fundación




Siguiendo con la saga de la Fundación, esta es la última novela del ciclo original de la Fundación, o Ciclo de Trántor, llamado así por ser el planeta capital del antiguo Imperio Galáctico. En Segunda Fundación, se retoma la historia desde el punto anterior: el Mulo busca desesperadamente la ubicación de la Segunda Fundación, que se encarga de encauzar el Plan Sheldon y evitar que las improbabilidades, como el Mulo, se hagan realidad y destruyan la creación del Segundo Imperio Galáctico. Y hasta aquí puedo leer sin contar spoilers (detalles de la trama).

Como pasó con la anterior, esta novela se divide en dos relatos o novelas cortas, cuyo ritmo y personajes son diferentes y cuya trama está separada por el lapso de décadas. Si bien en la primera trama aparecen pocos personajes y la trama avanza un poco más despacio, me gustó considerablemente más que la segunda, en la cual parece que existe una histeria social acerca de la Segunda Fundación, que el autor transmite al lector pero que, en mi opinión, parece que los personajes se salen un poco de lo que sería su “modo normal de actuar”, para llegar a una conclusión un poco más deus ex machina. Sin duda, la primera parte, que mantiene durante todo el relato el misterio de la ubicación de la Segunda Fundación, es para mí la mejor.

viernes, 10 de octubre de 2014

Reseña de Fundación e Imperio




El segundo libro del Ciclo de Trantor (la Trilogía original de la Saga Fundación de Isaac Asimov) nos sitúa décadas por delante del final del primer libro, Fundación. A diferencia del anterior, en este la novela es más continua, aunque sin desprenderse del formato anterior de relatos cortos: dos historias conforman el libro.


Sin detallar mucho el argumento, me encanta que el autor sepa romper la forma de narrar la historia, introduciendo nuevos problemas que no se podrían haber resuelto con los procedimientos del primer libro. Es decir, que se nota que la Fundación evoluciona y vive, porque este libro rompe la “era mítica” de la Fundación, y nos pone a pie de pista de una sociedad distinta, que ha cambiado, aunque no para mejor.

Para mí, este es uno de los mejores detalles que tiene el libro, que se ve reflejado en el personaje del Mulo, un mutante con el poder de cambiar las emociones, hecho que trastoca por completo la psicohistoria y dejará tocado al Plan Sheldon en prácticamente lo que queda de saga.

domingo, 5 de octubre de 2014

De vuelta a la universidad

Este será mi último año, así que quiero aprovecharlo bien bien. Sobre todo académicamente, por eso he pedido colaborar en un departamento matemático, por lo que voy a tener que echarle más horas a estudiar y eso. Desgraciadamente, eso influye en el tiempo para dedicarle al blog.

Por suerte, mi amigo Gonzalo y el grupo El Rincón de la Tinta siguen proponiendo juegos literarios, por lo que algo caerá por aquí.

viernes, 26 de septiembre de 2014

Reseña de la Fundación



Hari Seldon, brillante matemático, reunió en los últimos días del Imperio Galáctico a un grupo de personas capaces de predecir comportamientos mediante las ecuaciones que conforman la Psicohistoria. Ecuaciones que predijeron la caída del Imperio y treinta mil años de barbaie antes de otro periodo de paz.


Entonces, él y su grupo idearon una solución. Consiguieron mandar a los más brillantes científicos al extremo de la Galaxia, Términus, donde conformarían una Fundación de técnicos que sería el núcleo del 2º Imperio, formándose este en mil años, treinta veces menos que en el caso sin interferir. Otra Fundación, conocida como la segunda, sería ubicada en un planeta desconocido, y reuniría a los psicohistoriadores que corregirían los posibles fallos del Plan Seldon.


Hasta aquí se presenta genial y, para mi gusto, así continúa a lo largo de 5 relatos cortos, en los que se muestran las primeras décadas de evolución de la Fundación, y la relación con los beligerantes mundos que se encuentran a su alrededor. Haciendo gala de su ingenio y su superioridad tecnológica (no armamentística), la Fundación tendrá que enfrentarse a una serie de crisis.


A pesar de que acusen a Asimov de no crear personajes carismáticos, parece dar a entender que los personajes son lo de menos en la historia de un planeta, aunque sí que sabe crear personajes míticos como Salvor Hardin, quien hizo suyo el lema “la violencia es el último recurso del incompetente”, demostrando como la paciencia, la razón y la tecnología pueden imponerse a la violencia para vencer sin derramar sangre.


Sí es verdad que echo en falta un mayor protagonismo de personajes femeninos, que sí aparecen en Hacia la Fundación, Corrientes del espacio, Robots e Imperio o Los Límites de la Fundación.

En resumen, una obra genial, pese a ser algo ingenua en alguno de sus planteamientos, que nos muestra una forma distinta de afrontar el futuro y nos muestra sólo unas pinceladas de lo que será la Fundación.