viernes, 28 de noviembre de 2014

Apunta rápido, que sigue hablando

De entre el silencio de los bolígrafos raspando el papel emergía la voz de quien estaba apoyado en su mesa. Palabra tras palabra, argumento tras argumento, intentaba engatusar a los miembros del público de que de verdad fue buena la invasión humana, y posterior aniquilación, de la única civilización extraterrestre que conocimos. “¿Fuimos culpables de su xenocidio?” Es evidente que no, son culpables ellos de no ceder a nuestra defensa de sus derechos, responde el profesor, que se giró para apuntar otra fecha más en la pizarra.

- Vaya tela de clase. Vaya mierda que nos intentan vender - murmuró Chalo por lo bajini a su compañero
- ¿¡Alguien ha hecho algún comentario?! - preguntó el profesor

El pasmo fue general. La tensión crecía por segundos, porque los estudiantes sabían quién lo había dicho, pero no tenían ningún motivo para decírselo al profesor. Quizás porque pensaban igual que Chalo; quizás porque no querían ser etiquetados de chivatos.

- Ya me parecía - supuso el profesor, volviéndose a la pizarra
- Sí, que nada de esto es cierto - al fin, una voz se alzó.

Gonzalo, que ya de pequeño estaba harto de las religiones y sus dogmas, no estaba dispuesto a aguantar esta mierda más. Sabía que el profesor le había calado en la voz; si le va a suspender el examen, por lo menos que sea dando la cara.

- ¿Perdón?
- Lo que dice es mentira. Ese planeta era rico en recursos. Los Estados Unidos del Mundo solo buscaron pequeñas injusticias para justificar un ataque a los Xenones y conseguir sus recursos. Injusticias que también ocurren aquí en la Tierra, y nosotros no necesitamos ninguna intervención militar.

Con la cara dura y roja, el mosqueado profesor expulsó a Chalo de clase. Podría haber aprovechado el día y estudiar un poco en la biblioteca, si no fuera porque por el camino se encontró a su amiga Laura. Pero eso otra historia aparte.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Interstellar, ¿apuesta arriesgada?

No me da reparo admitir que, desde que vi el primer trailer, estaba ansioso por ir a verla el primer fin de semana. Fin de semana que me coincidió con un torneo de debate académico. Pero, aun estando cansado, dormí sus buenas horas de siesta para poder ir a verla con los amigos. Creo que fui el que más ilusionado salió de la peli; también es verdad que era el único (futuro) físico de los que íbamos.



Sin embargo, Interestellar (que ya le podían haber traducido el título), está hecha para todos los públicos… O casi. Para todos los públicos atentos, como ya pasó en Origen. Se centra en el protagonista Cooper, un granjero nada corriente: expiloto de NASA. Ahí lo llevas. Y trabajando como granjero. Para que no digan que las carrera técnicas no te abren puertas al mundo laboral.

El caso es que, como la humanidad es terca, hemos acabado casi completamente con el planeta. Todo el ambiente, las habitaciones, las calles, están llenas de polvo. Un polvo que va y viene, pero no se recicla. Un polvo que, sutilmente pero sin decirlo claramente, como debe de hacerse en las buenas películas, va tapando las menguantes cosechas y la esperanza de la Humanidad… Hasta que aparece un agujero de gusano en el Sistema Solar. ¿Quién lo habrá puesto? ¿A dónde lleva?



Y hasta aquí voy a contar del argumento. Comentaré más general (sin desgranar nada), y luego ya, me meteré un poco con los spoilers.

Una de las cosas que más me gustó de la peli, y que creo que fue una mejora con respecto a la más parecida de este mismo director, Origen, es que sabe mezclar muy bien ciencia/emoción. Me refiero a que, en Origen, uno de los personajes existía prácticamente para contar cómo funcionan los sueños; para dar un marco reglamentario para que los personajes se muevan por él. Lo cual, no me malinterpreten, está muy bien, pero rompe un poco la narración, como el escritor que tarda 5 páginas en describirte una habitación en la que, más adelante, se dirán 2 o 3 frases antes de que los personajes salgan de ella.

Por el contrario, en Interstellar se cumple un poco más (aunque tampoco mucho) la primera regla de la narración: “Muestra, no narres”. La ciencia queda entrelazada bastante bien en el drama entre los astronautas (¿a dónde deberían ir tras cruzar el agujero de gusano?), y entre Cooper y su hija Murphy (la escena del reloj intenta anticiparnos un poco qué pasará, discurriendo por medio la tensión entre los dos personajes).

Personalmente, creo este es el gran punto de la película: saber aunar la ciencia ficción más clásica, obras “durillas” de los 70 como Mundo Anillo o Los Propios Dioses, con un toque más cinematográfico y dramático. Es decir, lo que deberían haber hecho las películas de CIENCIA ficción. Ejem, lo que debería haber hecho Yo Robot, que directamente saltó a la acción en imágenes, y a tomar por saco el argumento. Y las 3 leyes, de paso. O, justo por lo contrario (y no me da miedo meterme con los clásicos), lo que debería haber hecho 2001: Una Odisea en el Espacio, menos momentos trascendentales y más emoción y rapidez en el tempo narrativo. 2001 parece que no admiten ningún tipo de humor; en Interstellar los robots parecen la mar de naturales.



¡SPOILERS! Se desvelan partes del argumento

Bueno, ¿y qué digo aquí? Las críticas negativas, por supuesto. Ya que se mojan, mójense bien. Queda un poco en el aire las dunas, las malas cosechas… Con decir “cambio climático producido por la humanidad”, todo cerrado y con sentido. Sin embargo (es una opinión personal), parece que allí en Estados Unidos pesa mucho las ideologías negacionistas del cambio climático, así que podría ser que los que hicieron la peli querían también contentar a esta parte de la audiencia. Un resultado más dulce vende más aunque pierda calidad.

Pero esto en verdad es una minucia. Por otra parte, me encantó el escabroso detalle de que el Profesor Brand de la NASA, interpretado magníficamente por Michael Caine, soltase aquello de que el Gobierno de los Estados Unidos cerrara la NASA tras negarse esta a bombardear otros países desde el espacio… Totalmente creíble, viniendo de un país con tanta tradición bélica. Buen punto que compensa.

Otra de las cosas que me asombró de la película es que los personajes están bien fundamentados, y no sobran (bueno, algún hijo por ahí sobra, pero más o menos tiene su sentido) ¿Es esto raro en una película? Por supuesto que no, pero no es lo común en el cine de la ciencia ficción (sí en las novelas, como en Cantos de Hiperión), aunque hay casos como el de Moon que destacan. No solo no sobran, sino que además cuadran con el aspecto utópico de la película, que no por ello significa que discurran problemas por la narración. Hay personajes que impiden a otros avanzar en la trama, pero la presentación de los personajes es tal que no hay ningún “villano”, todos tienen un verdadero motivo por el que actúan. No creo que realmente se pueda culpar ni al doctor Mann (Matt Damon) de su locura tras su reclusión en aquel planeta, ni al profesor Brand de querer salvar la humanidad, a costa de engañar a unos pocos.

Sobre la exactitud científica de la película, de la que se encargaba siendo productor ejecutivo el físico teórico Kip S. Thorne, añado que gracias a la colaboración Física-Industria cinematográficaresultaron dos papers científicos, por las precisiones del modelo matemático usado y los cálculos gráficos empleados. Hay muy buenos post sobre el tema que ahondan un poco más en este aspecto científico. Si, además, a eso se le une una brillante fotografía, y como digo, un buen hilado ciencia-efectos-drama (lo que le faltaría a Avatar), pues nada más hay que decir.

Buen punto también el del trailer: parece que está contando demasiado, pero juega con eso al despiste. ¿A dónde está mirando Amelia (Hathaway)? Parece que al agujero negro, pero ni mucho menos. Está mirando al final de la película.


¡FIN DE SPOILERS!



Resumiendo, que aunque salí de la película medianamente convencido por un Mattew McConaughey arranca muy lentamente en cada fase, la peli mantiene genialmente su tempo narrativo, y pocas pegas puedo ponerle. Espero que la hayan disfrutado/la disfruten tanto como yo.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Guiños en Mass Effect



Si digo la verdad, no sé qué me ha dado este año con los videojuegos. Quizás ha sido leer geniales reseñas sobre el mundo de los videojuegos de Dayo y sus discusiones sobre si se considera o no una vertiente más de lo que consideramos como Arte en mayúsculas, o puede ser que se deba a que no me había dado cuenta de que, con este portátil que no llevará más de dos años, puedo jugar a muchos videojuegos que mi anterior portátil (que traía desde 4º de la ESO) no podía.


El caso es que en las ofertas de verano pillé varios interesantes juegos en los que he echado mis buenas horas este verano, y uno de los últimos, al que todavía estoy jugando, es Mass Effect. No, no voy a hacer una reseña de los juegos de este verano (al menos, no la tengo pensado), pero como (ligero) fan de la ciencia ficción, me gustaría comentar los guiños que he encontrado en el videojuego Mass Effect, de ambiente futurista, que nos guiará como humanos en una lucha no sólo diplomática por hacer hueco a la humanidad entre tantas razas alienígenas



2001: Una odisea en el espacio - Ruinas proteanas


Elijamos al personaje como lo elijamos, el personaje empieza siendo humano. Tras haber dado el salto a colonizar nuevos planetas, la humanidad se ha encontrado con otras especies; en particular, con un Consejo de Civilizaciones, que estudian (y finalmente aceptan) incorporar la humanidad al “pleno” de civilizaciones.


Pues el problema surge cuando, en una de las colonias humanas, se encuentran unas ruinas de una civilización antigua, tecnológicamente muy avanzada, que ha dejado restos de su tecnología en otro planeta… No, no dejan un monolito, pero sí una baliza (algo se parecen)



Starship Troopers/Star Trek - La Alianza Humana





De este puedo hablar menos porque no conozco tanto, pero una cosa es clara: si  aparece un gobierno militar en general benévolo y funcional, cosa de (ciencia) ficción es. En este caso, yo creo que se asemeja más a Starship Troopers, que defiende particularmente este sistema, aunque sí, en Stark Trek también se da esto. Creo, que me corrijan los trekkianos.






Mundo Anillo - La Ciudadela

La Ciudadela es donde se reúne el que nosotros hemos llamado Consejo de Civilizaciones, para andar por casa. Una nave construida con forma de pinza mecánica de las máquinas de peluches, pero que cuando paseas por ella parece… Un anillo. Un anillo como el descrito por Larry Niven en Mundo Anillo. Aunque, más bien, parece un cilindro de O'Neill.





Dune - Gusanos de arena



En una de las misiones, vas a rescatar a un equipo de marines que se ha quedado varado en un planeta desértico, y cuando llegas en una especie de tanque, sólo ves una baliza de emergencia y un automóvil abandonado… Hasta que te paras. Entonces un estrépito temblor te impide enfocar la vista en un gusano gigante que a centenas de metros se alza y va hacia ti… ¿Y dónde está la melange?





Fundación - Sistema Términus


En una de las primeras conversaciones que tienes en la Ciudadela, te mencionan que hay sistemas galácticos más allá de esta confederación de seres vivos. Uno de ellos, situado al borde de la Galaxia, es el Sistema Términus… Como el planeta Términus, capital de la Fundación, en la saga de libros Fundación, escrito por Isaac Asimov



Si bien es verdad que una historia no es magnífica por sus guiños, hilar correctamente siempre suma puntos.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Apuntes de Física - 3er curso

Dejo por aquí el enlace a la carpeta de la que ya hablé hace algunos meses, en la que voy metiendo mis apuntes de la carrera que voy escaneando. En este caso, he actualizado y subido la mayoría de los apuntes que corresponden a 4º del Grado de Física en la Universidad de Córdoba aquí.